Saltar al contenido
Mi blog

Torno de Cerámica

Si te gusta la cerámica y quieres practicarla necesitas un torno de cerámica. Gracias a esta máquina podrás trabajar una pella de barro como un auténtico alfarero, hasta convertirla en una obra cerámica única, hecha por tí. Por ello, aquí te contamos cuales son los mejores modelos de tornos de alfarero que puedas comprar y los diferentes tipos, aunque también aquí puedes ver más modelos de torno de alfarero.

Tornos de alfarero que puedes comprar en oferta

Tipos de torno de cerámica

A la hora de elegir que rueda alfarera o torno de cerámica colocar en tu taller es necesario que conozcas los diferentes tipos de tornos alfareros, y las diferencias entre ellos.

Torno alfarero eléctrico (torno de arcilla eléctrico)

El torno alfarero eléctrico es el modelo más común. Se caracteriza porque incorpora un motor eléctrico que es el elemento tractor.

Gracias a este sistema el alfarero no tiene que esforzarse en mover él la rueda, por lo que es el modelo idóneo para personas que no puedan realizar tal esfuerzo o que estén aprendiendo.

De igual manera, el ceramista que lo use podrá tratar con piezas de mayor tamaño (más cantidad de barro en el disco) lo que le permitirá lograr hacer jarrones y vasijas más altas y esbeltas.

Aunque hace unos años no era así, este tipo de tornos tienen una larga vida útil. Los fabricantes de este tipo de tornos son conscientes que, una vez que un alfarero lo compra le resulta muy incomodo cambiarse, por lo que su diseño y construcción suelen estar pensados para durar más de una década (con un mínimo mantenimiento).

Así mismo, un aspecto importante es la regulación de velocidad de giro. La potencia del torno es fundamental, de tal manera que esta no se venga abajo conforme se carga de más arcilla el plato, y que tampoco existan saltos de velocidad cuando se acelera o frena. Así mismo, si eres zurdo te interesa que pueda girar en sentido contrario, y algo que sabemos gusta a todos los alfareros es que el plato pueda permanecer embragado cuando está parado, pudiendo hacer que gire libremente o manteniendolo en la misma posición.

Rueda de alfarero: Torno de pie o Torno de rueda

La gran diferencia respecto al modelo anterior es que en la rueda de alfarero el elemento tractor eres tú, el alfarero. Para que la rueda gire el alfarero debe estar pateando de manera continua, asegurando así que se mantiene una velocidad constante y adecuada para tornear la pieza.

Como puedes imaginar requiere de una mayor destreza y fuerza física, siendo sólo recomendable para artesanos expertos. A día de hoy podemos seguir encontrando en muchos talleres a maestros alfareros que siguen usando este tipo de torno tan tradicional y antiguo, y es que, en definitiva, un alfarero suele acabar «enamorándose» de su torno y trabajando con él como si fuera una pieza a su medida.

De lo que si queremos advertirte es que, al haber un impacto físico continuado entre el alfarero y la rueda, no es recomendable para aquellas personas que puedan tener problemas en sus rodillas o caderas.

Así mismo, el espacio ocupado es grande comparativamente con los modelos eléctricos, siendo difícilmente transportable.

Tornos de pedal

El torno de pedal es una evolución del modelo anterior. En este caso la tracción la sigue aportando el alfarero, pero para hacérselo más fácil se transmite a través de un pedal, eliminando los impactos.

Así mismo, algunos modelos incorporan un juego de masas en su engranaje que provoca inercia, es decir, que la rueda sigue moviéndose aunque el alfarero deje de pedalear (aunque ello implique que arrancar desde 0 el giro cueste también más).

¿Comprar un torno de cerámica de segunda mano? No lo aconsejamos

En DeCeramicas.net queremos ser 100% sinceros contigo, y por este motivo te desaconsejamos la compra de un torno de cerámica de segunda mano o que esté usado. Por varios motivos.

En primer lugar, al comprar un torno de cerámica usado no tienes garantía, pues el vendedor tuyo es un particular, no un fabricante.

Así mismo, ¿sabes el trato que ha tenido ese torno con el anterior propietario? ¿seguro que no ha tenido ninguna avería? ¿estás convencido de que ha recibido un mínimo mantenimiento? Por tanto, ¿merece la pena arriesgarse al comprar un artículo de este importe? Nosotros pensamos que no.

Debes de considerar también los gastos de envío. Una cosa cuanto cueste el producto y otra cuanto cueste que quede instalado en tu casa o taller de cerámica. En la venta entre particulares el comprador suele correr con los gastos de envío, bien porque se especifique así o bien porque el vendedor ya lo habrá incluido en el precio de venta (aunque te indique que lo abona él).

Sin embargo, los tornos que puedas comprar en esta misma página tienen gastos de envío gratis en la mayoría de casos, y en los que no el coste no suele pasar de 5€.

Pero entonces, ¿cuál es la razón para comprar un torno alfarero de segunda mano? ¿ahorrarte dinero? Echa un vistazo a estos tornos de alfarero económicos un pelín más abajo y verás como por su coste (y las prestaciones que ofrece) no merece la pena comprar un torno de alfarero usado.

Y quizás, si no llevas mucho tiempo practicando alfarería no hayas caído en la cuenta, ¿por qué un alfarero iba a cambiar su torno? Como hemos mencionado antes, un alfarero llega a amoldarse a su torno (o este a su dueño) por lo que suele ser complicado que este quiera cambiarlo, salvo que haya perdido buena parte de sus características esenciales.

Tornos de alfarero económicos, potentes y de calidad